2 dic. 2010

Jovenabuelo: Un boleto en primera clase



Para muchos, la gracia de la música es que tiene ese poder de mover el piso y sacudir hasta la última neurona del oyente, y durante este proceso -dependiendo tanto de la banda como de quién la escucha- es posible ver cómo afloran las más variadas sensaciones.

Ahora, que una banda sea capaz de lograr esto y, además, romperte un poco los esquemas, la convierten en algo más especial. Con dos discos y un EP, los Jovenabuelo caben por completo dentro de esta categoría.

Luego de haberse juntado, casi por goteo, a través de amigos en común y cosas del destino, el cuarteto afirma estar cómodo. “Nos sentimos súper bien tocando juntos. Desde un principio todo se dio natural, de hecho, Ya Listo Chao (2007),el primer disco fue bien inocente en ese sentido”, asegura el baterista Javier Hechenleitner.

Además de haber sido un trabajo muy natural, y casi el aceite del engranaje de las composiciones de la banda, fue un largaduración de completa autogestión, al igual que 6123 (EP, 2009) y su reciente trabajo Niño Sol. “Hacer un disco de esta forma, al final es como dar un hijo. Quieres que musicalmente quede excelente y eso cansa mucho”, confiesa Ignacio Cea, guitarrista.

La banda no ha estado exenta de ser calificados dentro de algún estilo. Incluso recuerdan con mucha risa haber visto su disco colgado en un blog asiático, en donde lo único legible eran un mix de palabras al más puro estilo “rockpsicodélicojazz”, mientras acá en Chile, han sido etiquetados con el sello del post rock, palabras que los identifican por completo, según Ignacio. “Lo de post rock se ve en que nosotros no esperamos ser una figura. Estamos haciendo un tipo de música que nos gusta y ya, ese es nuestro fin, no que sepan cuál es el nombre de cada uno, y ese estilo de música, para nosotros, es eso, desligarse de todo”.

Sus canciones no son el hit radial por antonomasia. Son obras plagadas de atmósferas que abstraen y sobrecogen y, por lo mismo, escucharlas es un viaje turbulento, difícil, a ratos agotador, pero en el mejor sentido de la palabra. Como un ramillete de vibraciones que te obligan a bajar tu nivel de energía, o si no, adentrarse en sus historias no vale la pena.

Y para hacer de estos parajes algo más único, la banda invita a quién quiera hacerse presente al lanzamiento de su disco, donde además de relatar con su música, estarán acompañados de soportes audiovisuales que aseguran un boleto en primera clase.

diciembre 2009

0 comentarios: