7 oct. 2009

Carles López: "La reactable está curiosa de ver"


Por Javiera Tapia


POTQ se trasladó hasta Industria Cultural y, en medio de un galpón, sentados en unos sillones, conversamos con Carles López, el español encargado de traer la Reactable a Chile, que se presentará este miércoles 17 en Industria Cultural, en el marco de Tesla, el encuentro de cultura digital.

Carles cuenta que esto nace de la necesidad del Grupo de Tecnología Musical de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, de hacer un instrumento colaborativo. “La idea era que más de una persona lo pudiera tocar, que tuviera una curva de aprendizaje amigable, que no fuera como un violín, que es un sufrimiento de tres años para sacarle una nota al arco, y también, una cosa de que el público vea lo que está pasando. Muchas veces pasa que, por ejemplo, el disc jockey está mandando un mail y tú no tienes idea de lo que está pasando”.

López entró hace un año y medio a trabajar con el equipo inventor de la Reactable, cuando la cosa ya estaba armada. Al preguntarle por los problemas durante el desarrollo de la mesa, explica que “van surgiendo problemas cada día, porque cada día queremos mejorarlo. Antes sólo se podía tocar con las luces absolutamente apagadas, mientras que ahora permite un poco más de luz. Antes no era táctil y ahora si. Ese tipo de cosas…pequeños detalles”.

Una nueva revolución

Todos recordamos la revolución que causó Dylan cuando pasó de la guitarra acústica a la eléctrica, o cuando a los Beatles les dio por dar vuelta las grabaciones en I’m Only sleeping y Tomorrow Never Knows, del disco Revolver, la apología a las drogas de 1966.

¿Existe una revolución con la invención de este instrumento? Según Carles, “el gran cambio es que estás viendo todo lo que pasa y lo puedes manejar con tus manos. Es mucho más intuitivo, ya no es uno, uno, cero… Se ha trabajado en una forma más amigable de relacionarte con el ordenador”.

Incluso (y sin ponernos graves), podríamos pensar que la mesa es una contradicción en sí misma. La Reactable es tecnología primitiva. “La mesa es amigable e intuitiva. En unos años cambiará la tecnología y nos tendremos que amoldar a ella. De aquí a diez años llega un tío y coge esto y le da una vuelta. Es un camino que se empieza a abrir”.

El “tio” cuenta que ya hay más de cinco mesas. “Llevamos una a un museo de arte en Japón, hay una en Milwaukee y otra en Montreal. Hay como ocho”. Nos dice también que, lamentablemente, él no posee una de ellas, pero que le encantaría usarla como si fuera un sintetizador más en su estudio, para poder combinarla con otros instrumentos.

Cuando fuimos a hacer la entrevista, tuvimos la oportunidad de utilizar la Reactable. La cosa es que notamos que no éramos buenos y que gracias a nuestra nula habilidad, sonaba como R2D2 (arturito), a lo que López responde diciendo que es como cualquier instrumento musical. “Al inicio cuesta si no sabes. Depende de cada uno. Hay gente que es más rápida que otra para aprender. El oído musical siempre ayuda. Es como cualquier instrumento musical. Es como la guitarra, hay personas que en medio año te rascan, mientras que otros se tiran cuatro años y no les sale ni una nota”.

La Reactable ya ha recorrido, antes de llegar a Chile, más de 25 países, y lo único que puede decir como una forma de invitación es “hombre, está curiosa de ver”.

Diciembre 2008
POTQ.cl

0 comentarios: