9 mar. 2010

PREFUSE 73: abstracción pura

Conocido como uno de los artistas consentidos del catálogo de Warp Records, Guillermo Scott Herren se sentó a conversar con Extravaganza! acerca de su trabajo, lo motivante que es ayudar a nuevas bandas, su experiencia en España, la vibrante inquietud que se apodera de él constantemente y el cambio que ha tenido su vida desde que es padre.

Es 15 de octubre, y en Santiago el cielo se cubre de un colchón de nubes negras y amenazantes. Esto, más una luz que -por instantes- logra iluminar la ciudad, se convierten en el fondo perfecto para fotografiar a Guillermo Scott Herren. “Está frío”, dice justo antes de comenzar la sesión. Mientras los flashes aclaran -por segundos- su rostro, es posible verlo apacible, sencillo y relajado, transmitiendo una tranquilidad y conformidad envidiable, que a ratos se contrapone con el agitado ritmo de vida que lleva.

“Mañana vamos a Argentina, luego a Sao Paulo, donde nos presentaremos en un show y una fiesta, y después vuelvo a Estados Unidos para grabar”, comenta más tarde, sentado en una oficina de Industria Cultural. Y es que cuando, junto a Gabriel Reyes, le preguntamos por qué tiene ese gusto por crear imágenes sonoras, embarcadas en distintos nombres y personas, ríe. “Eres bastante inquieto”, comentamos. “Creo que la razón principal por la cual me gusta trabajar en distintos proyectos, con diferentes nombres, es porque así me puedo enfocar en una cosa a la vez. Si tuviera un solo alias, colapsaría con todas esas influencias y sería algo problemático”, responde.


Ritmos. Influencias. Resonancias. Son palabras que no pueden desprenderse tanto del trabajo logrado con Prefuse 73, como con sus proyectos paralelos: Savath and Savalas, Delarosa and Asora y Piano Overlord. Reconocido como uno de los maestros del IDM, Guillermo asegura que en sus shows hay de todo. Tanto en lo que muestra arriba del escenario, como en quién lo recibe. “No tenemos planeada una línea antes de subir al escenario, por lo que es común ver cómo hay personas que verdaderamente lo disfrutan y también quienes lo odian”, asegura.

Durante toda la conversación, es posible ver cómo este multifacético artista habla completamente desde la experiencia que le han dado los años y el trabajo. Cada pensamiento que exterioriza posee un dejo de sabiduría y modestia. Es que Herren viene de vuelta. “No creo que haya sido el creador de algún estilo de música. Sí, hice un álbum de cierto estilo, pero no creé nada. Y tampoco compito con nadie, cosa que veo que sí sucede con algunos chicos ahora, algo que me hace separarme un poco más, porque no quiero tener nada que ver con eso”.

Pero, de ninguna forma, su trabajo se aparta de las nuevas generaciones de músicos experimentales. Todo lo contrario. Con un respetable camino como productor, sigue ayudando a jóvenes bandas, ahora también con su sello, Eastern Developments Music. “Quería apoyar a quienes yo creía que lo estaban haciendo muy bien. No me importa si la gente piensa que son buenos o no, porque yo creo en su trabajo y quiero ayudarlos. Más que sello, es una red de apoyo”, explica.

Uno de los conceptos transversales en la realidad de Prefuse 73 es lo orgánico. Con eso, define su labor con otros artistas y -por sobre todo- el suyo. Dentro de lo procesada y difícil que es su música, siempre busca sonidos que vayan por la línea de lo vivo e instintivo. Y mucho de ese resultado, en sus obras, tiene que ver con su estadía en España. Según él, una experiencia iluminadora. “Fui allá, conocí a la gente correcta y me quedé. Fue una experiencia genial, porque estaba fuera de mi elemento por primera vez en mi vida. Fui sin esperar nada, como un turista cualquiera, con la mente abierta, y fue genial, aparecieron personas excelentes y me alejé de la mierda que estaba pasando en Estados Unidos con George Bush. Conocí un mundo completamente distinto”, confiesa.


Su retroalimentación con la cultura de habla hispana no se cimienta sólo en esta experiencia. Este dueño de una multiculturalidad envidiable (madre cubana y padre catalán) asegura que ése ha sido un punto de inflexión importante, tanto en su vida como en su carrera. Y es, quizás, una de las razones por las que Herren posee la capacidad de absorber sonoridades, colores y aromas de quienes tiene alrededor y de los lugares que visita. “Allá en España no todos mis amigos eran catalanes, también tenía amigos latinoamericanos, especialmente de Venezuela. Y lo que se formaba era muy agradable, ya que todos hacíamos música, compartíamos y nos dábamos apoyo. Pero es un amparo distinto al que estaba acostumbrado a ver en Estados Unidos, que es una cultura más fría y falsa. Aquí no había competencia”, revela.

Tiene una vida de locos y sorprende ver cómo puede desarrollarse con tanta templanza. Con un millón de proyectos bajo el brazo, uno de los últimos es Voices Voices, un dúo de Los Ángeles, plasmado de atmósferas, formado por Jenean Farris y Nico Turner. Origins es el título del EP producido por Guillermo. Además de su trabajo como productor y músico, cumple el papel de padre de Alejandro, hijo que tuvo con Claudia Deheza, con quien trabajó en Savath & Savalas. Asegura que la llegada de su primogénito lo cambió todo. “Es un ritmo de vida muy agitado. Yo soy músico, su madre también, pero al final todo lo que hago es por él”. Quizás de ahí viene la abstracción desde la que habla Herren. Sea en una entrevista o arriba del escenario.


Revista Extravaganza!
Diciembre 2009

0 comentarios: