7 oct. 2009

Los Coléricos: volver a las raíces del rock bailable



El pasado lunes se realizó una rueda de prensa para presentar el disco de Los Coléricos, “Luces del puerto” y hablamos con ellos acerca del grupo, del disco y sus próximas presentaciones.

La banda está integrada por Francisco Vargas Garrido (voz y guitarra), Pablo Belmar Henríquez (guitarra y coros), Jorge Mercado Pino (bajo, órgano y coros ), JP Ramírez Herrera (batería y coros).

¿Por qué Los Coléricos? Bueno, ellos responden. “Nosotros empezamos a buscar un nombre que representara esa onda que nos gustaba, onda rock chileno de los 60”, y al escuchar el disco su música, se ve la influencia clara, además, de The Beatles, Beach Boys, The Who y The Kinks, entre otros.

Un parto de años

El proceso de grabación de “Luces del Puerto” ha sido un parto larguísimo. Se comenzó a trabajar en él por el 2005, y ahora, tres años después, ve la luz. Para los chicos, según ellos, fue lo mejor. “Las cosas se dieron de una forma súper buena, porque si hubiésemos sacado el disco antes, yo creo que no nos habría pillado preparados. Se dio en el momento adecuado”.

Al preguntarles acerca del trabajo que hicieron con Leo Quinteros, se les pinta una sonrisa en la cara. “Fue una experiencia súper agradable. Grabamos las baterías en su estudio”. Según el batero, no todo fue agradable, porque grabó las baterías sólo en un par de horas, en cambio las guitarras y otros instrumentos, los grabaron en el período de casi un año.

En cuanto a Leo, “lo consideramos un súper buen tipo. Cuando llegábamos a las tocatas nos saludaba y preguntaba como estábamos. Generalmente, las bandas tienen rivalidades. Y con Leo jamás se dio eso. Fue buena onda en prestarnos el estudio. Nosotros escuchamos el “Ahora” del Leo, antes de que saliera y ese proceso fue bacán”.

Los Coléricos recalcan que el momento que viven, actualmente, como banda, dista de lo vivido en los tiempos de composición del disco. “La puesta en escena ha cambiado. Y en cuanto al sonido, son canciones más elaboradas, más gruesas”. Eso se complementa con lo que hacemos en vivo.

Para ellos presentarse en vivo es un tema. Según JP Ramírez, el batero, ningún show de Los Coléricos es igual a otro. “Por ejemplo, en el Living, el 27 de noviembre, vamos a hacer un show bien prolijo, con hartos arreglos y hartos músicos invitados. En cambio en la Blondie (29 de noviembre) va a ser distorsión. Si vas a hacer un show en un lugar pa’ carretear, tienes que hacerte cagar las manos tocando”.

Aquí es cuando llega Ariel Núñez, productor ejecutivo del disco y Director de Casanova Record, sello por el cual saldrá el disco. Y feliz, nos explica. “He visto mucha música, y uno rara vez se logra entusiasmar realmente con bandas nuevas. La primera vez que vi a Los Coléricos, lo que más me llamó la atención es que la gente, más que verlos tocar, bailaba las canciones. Sin la necesidad de tener una caja de ritmos, un beat. Era volver a las raíces del rock bailable”.

“Es la banda prioritaria de Casanova Record. Nos rayó ese amor y cariño por la música, muy bailable, alegre y desprejuiciada”, finaliza.

Para estos coléricos, su plus es el sonido que pueden lograr si se lo proponen. “Muy pocas veces en bandas chilenas, hay preocupación de presentar algo tan pulcro en un escenario. Por ejemplo, llevamos a dos músicos haciendo bronces, a un teclado y a nosotros haciendo cuatro voces simultáneas, a veces cinco con los invitados. Creo que esa es la gran diferencia del grupo”.

“Lo beneficioso de ir a vernos es que preparamos un show profesional en un nivel no profesional. En el nivel de bandas que tocamos, vemos que son desprolijos, no se preocupan de llevar invitados, de mayores arreglos, entonces, nosotros pensamos que nuestro show está a un nivel superior a la escena en la que nos desenvolvemos. Sabiendo que somos muy amateur, tratamos de hacer un show bueno”.

(Dejo
ACÁ el link re bonito acerca de los antiguos Colericos. Un dato rosa no más)

Noviembre 2008
POTQ.cl

0 comentarios: