7 oct. 2009

Bar Don Rodrigo: fragmentos de la memoria


Desde el Hotel Foresta, emerge un sitio un sitio marcado por la tradición y la nostalgia, conceptos que se contraponen al cambiante entorno del Barrio Lastarria. Este piano-bar es un lugar que se mantiene en pausa, en un alegre y sofisticado silencio, siendo un secreto a voces.
Con una identidad propia, que evoca lo mejor de los años ochenta, Don Rodrigo ha visto pasar a reconocidos periodistas y dibujantes de antaño. Su carta de productos, enfiestada con dibujos de cómics, no es simple coincidencia. El dueño del hotel es Guido Vallejos, creador de Barrabases.

Las raíces del nombre de este lugar deben tocar, en lo más profundo, a todos los seguidores de las historietas. Don Rodrigo hace referencia a una de las más atrayentes figuras de la revista Pobre Diablo, creada en 1945 bajo la dirección de Pepo, uno de los más fieles amigos de Vallejos. Este personaje era una armadura pícara, siempre enamorado de la mujer que pasara por delante. Y, en efecto, es posible admirar esta indumentaria junto a las paredes tapizadas de clásicas telas y espejos.

Además de su exquisita historia, este local -que abre desde las 7 de la tarde hasta las 2 de la mañana- se caracteriza por tener una carta que satisface los paladares y bolsillos de todos sus visitantes. Se puede disfrutar de una cerveza, una clásica piscola o un whisky de calidad, entre otros sabores. Totalmente recomendable es el Tequila Margarita. La comida tiene su espacio aparte. Si alguien desea probar algo rico y barato, es imperativo ordenar un fierrito de lomo; mientras que una alternativa, para los amantes de los productos del mar, son los ostiones a la parmesana.

Don Rodrigo es un lugar que envuelve con el sonido de su piano, su excelente atención y buen ambiente. Un maravilloso sitio para compartir una grata conversación, en uno de los pedazos de historia mas importantes de la capital.

Victoria Subercaseaux 355

Barclubbing
Extravaganza!
Septiembre 2009

0 comentarios: