9 oct. 2012

Playlist: Canciones para enviar una declaración de amor vía e-mail en estado de ebriedad


Luego de un vasto sondeo a través de las redes sociales, llegué a conclusión de que esta situación le ocurre a todo el mundo. La historia es simple y más común que David Guetta en un Creamfields: hay un energúmeno que te gusta, te sudan las manos cuando lo ves, estás pendiente cuando se conecta, preguntas cualquier estupidez y esperas -de forma bastante ingenua- que la imbecilidad que dijiste suene coherente. Sí, te lo informo, esa ilusión la otorgó el "amor". 

Pero tranquilo, amigo o amiga, esto no es todo. A pesar de tu poca capacidad de improvisación, las conversaciones siguieron. Pasaron a ser citas. El hola pasó a ser un ósculo, y tu imbecilidad se convirtió en retardo crónico digno de pauta para elegir la canción de una campaña electoral. Estás feliz. Te sientes secsi. Decides celebrar. Celebrar el amor y la vida. En ese momento, la ansiedad te invade al mismo nivel que la felicidad. Un bar parece la mejor escenografía para que tu cabeza explote al ritmo de la música y las luces. Para ustedes, los zorrones enamorados está la piscola, para los novatos, el vodka, que siguen pensando que no deja caña. Por su parte, los metaleros también se enamoran y no hay nada mejor que una cerveza, burbujeante y juguetona, similar al vaivén de sus corazones y melenas libres y llenas de endorfinas. 

Piensas que este es tu momento. Eres el rey o reina de la pista de baile, tus amigos aseguran no haberte visto tan feliz desde que salió God Of War III y eso te impulsa a seguir comprando brebajes y moviendo las caderas.

5 AM.

Llegas a la casa, entras al baño y te miras al espejo. El rímel corrido no importa, y esas medallas de vino tampoco. Al contrario. Son recuerdos. Los atesoras y piensas "por la cresta, estoy feliz". Bajo esa lógica todo empieza a irse al carajo, se acercan los orcos y te mueven a Mordor sin poder evitarlo. 

Oh, el computador está encendido. Oh, no cerraste Chrome. Oh, Facebook está abierto. Oh, Gmail también. Como tus poros exudan felicidad con olor a fermentación, decides compartirla. Claramente, lo ebrio jamás quitará lo valiente, y si tienes un TOC importante en cuanto a ortografía y redacción, tu estado de ebriedad jamás se verá reflejado en lo que estás a punto de escribir (en el Centro de Estudios Públicos aún no sabemos qué es peor. Que se note o no la ebriedad).

Aquí es cuando debes cortar el cable rojo o el azul para salvar al planeta y te equivocas. El "hola, quería decirte que lo paso muy bien contigo" se transforma en "me siento Julia Roberts en la conferencia de prensa del final de Nothing Hill cuando estoy contigo", o "podríamos salir de nuevo el fin de semana" pasa a ser "quiero quedarme en la cama contigo dos semanas al estilo John y Yoko, sin bañarnos, no me importa, quiero sentir tu olor".

Escribes ocho párrafos de doce líneas cada uno, aproximadamente. Tus bellos sentimientos han quedado claros y lees tu declaración por lo menos tres veces antes de enviarla. Claro, siempre digno o digna: no pueden haber faltas de ortografía ni palabras mal escritas. Eso mata las pasiones. ESO sería un problema.

1 PM.

El ruido de la aspiradora del vecino interrumpe tu sueño, te mueves con dificultad y tienes mucha sed. Tu cuerpo siente que necesita morir para conseguir alivio y recuerdas que en la madrugada activaste el piloto automático en modo Sigo Romántico de Douglas. No recuerdas detalles y te avergüenzas, pero ¿quién más que tú conoce tus propios límites? Sigues siendo cool. Tranquilidad. Dignidad.

Abres sesión. Lees. Te pones invisible y lees nuevamente. Intentas hacerlo de nuevo pero sientes que cada palabra, PERFECTAMENTE ESCRITA, es una piscola al seco más en tu pobre cuerpecito. Los correos electrónicos, lamentablemente, no pueden deshacerse y sientes que has insultado a tu propia inteligencia. Ahora, esperas que se conecte, para cambiar tu estado y andar de ninja cibernético imperceptible. La angustia producida por tu error basado en la euforia y la felicidad es un tema para otro playlist. 



0 comentarios: